MOUNTAIN Noticias y Reviews ¿Qué es y cómo funciona un disco duro?

Noticias y Reviews

¿Qué es y cómo funciona un disco duro?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Discos Duros

El disco duro es el dispositivo que se encarga de almacenar todos los datos personales, de trabajo y multimedia que tenemos en nuestro sistema. Toda la información que tiene en su interior queda guardada aunque apaguemos el ordenador.

También tiene otra función, y es la de servir como extensión de la memoria RAM por medo de la función de memoria virtual, por la que el sistema simula que tiene más memoria y así se pueden tener más aplicaciones funcionando al mismo tiempo. Este sistema es más lento que la memoria RAM.

Actualmente existen varias tecnologías diferentes en discos duros, como los SSD, los rígidos y los híbridos, estos últimos una mezcla de los dos primeros.

Un disco duro rígido está compuesto por varios elementos como el plato, el cabezal, Pista, Cilindro y Sectores. El plato es el mecanismo principal, en el que se alberga todos los datos. De esta manera, cada cabezal va pasando por la superficie del plato y se posiciona justo en el lugar donde se encuentran los datos a los que queremos acceder. Para entender su funcionamiento habría que explicar que son una especie de brazos que van moviéndose por toda la superficie mientras los discos están dando vueltas. Como el disco duro está cubierto por pistas, en las que se encuentra la información, accedemos a cada sector mediante cada giro, llegando de manera precisa a lo que estemos ejecutando en cada momento concreto.

Muy a tener en cuenta es que los discos duros disponen de una pequeña memoria caché en la que se guardan aquellos datos a los que se ha accedido recientemente. Esto es muy útil cuando accedemos a información repetidas veces, acelerando el proceso del controlador interno del ordenador.

Los discos duros tienen una serie de características esenciales para poder identificarlos. Por ejemplo las revoluciones por minuto (RPM), que indican el número de vueltas que da un disco duro en un minuto. Podemos encontrarlos de 7200 RPM o incluso más.

La interfaz, que es el tipo de conexión que se usa entre la placa y el disco duro, en estos momentos se denomina SATA, y concretamente en nuestros días, se usa SATA III.

También encontraremos que los fabricantes hablan del tamaño de la memoria caché, que como hemos indicado anteriormente es importante para la rápida transferencia de datos. Muy unido a esto también está la velocidad de transferencia del disco duro, que indica la información que se transmite en un segundo. Este es un aspecto que también va unido al tipo de interfaz. Como vemos todo está interconectado.

Por otro lado, el promedio de latencia nos indica el tiempo que tarda el disco duro en encontrar el sector donde se encuentra la información buscada. Esto se puede vincular también a los IOPS, cuya finalidad es indicar el número de operaciones de entrada y salida por segundo. Esto se usa más en discos SSD, cuyas prestaciones cambian en función de este factor.

Todos estos aspectos configuran las particularidades de un disco duro. Elijamos rígido, SSD o híbrido, siempre debemos fijarnos en ellos, pues depende de sus características que trabajemos de una forma aún más eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *