MOUNTAIN Noticias y Reviews GTM 15 ivy: toda la potencia de un sobremesa MOUNTAIN en un portátil

Noticias y Reviews

GTM 15 ivy: toda la potencia de un sobremesa MOUNTAIN en un portátil

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

mountain-15-ivy-portada

La nueva generación de portátiles para jugadores de MOUNTAIN, con la serie GTM 15 ivy a la cabeza, llega para ofrecer todo el rendimiento de un sobremesa para jugar de gama alta, manteniendo a pesar de todo un precio controlado si lo comparamos con modelos de otros fabricantes.

Entrando en detalles el GTM 15 ivy utiliza un procesador Intel Core i7 3630QM de cuatro núcleos a 2,4 GHz, 3,4 GHz en modo turbo, y ocho hilos. La última generación de procesadores Intel ofrece el mejor rendimiento del mercado general por ciclo de reloj y tiene, gracias a su fabricación en proceso de 22nm, una relación de eficiencia energética y rendimiento envidiable. Actualmente el camino a seguir para jugar con garantías a los juegos más punteros son las CPUs de cuatro núcleos, siendo visible cada vez más un mayor aprovechamiento de este tipo de procesadores.

mountain-15-2

Otro de los aspectos más importantes de un portátil para jugar es, junto a la CPU, el chip gráfico. De poco nos valdría por ejemplo un portátil que monte una CPU de gama alta y una GPU de gama baja con mucha memoria VRAM, puesto que su débil potencia de cálculo limitaría en gran medida nuestra experiencia de juego. En este aspecto el GTM 15 ivy de MOUNTAIN monta nada menos que una GTX 680M. Quizá os preguntéis que porqué no una GTX 670M o una GTX 675, la respuesta es bastante sencilla. Una GTX 670M o 675M se basa en la arquitectura Fermi de segunda generación de NVIDIA, mientras que la GTX 680M presente en el GTM 15 ivy se basa en el GK104, es decir, en Kepler, la última generación gráfica de NVIDIA.

Este hecho supone grandes diferencias. Por un lado la GTX 680M está fabricada en proceso de 28nm, mientras que las GTX 670M y 675M vienen en proceso de 40nm, lo que podemos traducir en una menor eficiencia consumo/rendimiento. Pero la cosa no acaba aquí, una GTX 680M suma 1.344 shaders o núcleos CUDA de última generación, mientras que las GTX 670M y 675M cuentan, respectivamente, con 336 y 384 shaders de la pasada generación. Con lo dicho podemos hacernos una idea de la gran distancia de rendimiento que separa a unas y otras. En líneas generales el rendimiento de la GTX680M del GTM 15 ivy resulta, gracias a sus 4 GB de GDDR5, casi idéntico al de la GTX 670 de sobremesa.

Entrando en la memoria y el almacenamiento tenemos 8 GB de DDR3 1.600, el doble del estándar actual, y dos SSDs SATA III de 120 GB. Con este conjunto conseguimos que los tiempos de carga en juegos sean realmente reducidos y que, a su vez, no tengamos que preocuparnos del ruido, las vibraciones y tampoco de la fragilidad de las piezas móviles de los HDDs convencionales.

En resumen tenemos un equipo al nivel de un sobremesa "gamer" de gama alta, capaz de mover prácticamente todos los juegos actuales al máximo bajo DirectX 11 "sin despeinarse" y con la garantía y el buen hacer que nos caracteriza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *