MOUNTAIN Noticias y Reviews Días tristes para Mountain

Noticias y Reviews

Días tristes para Mountain

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn57Pin on Pinterest0Email this to someone

mountain_un_adios

A veces las cosas empiezan de la manera más loca, de la forma más inesperada y con frecuencia suelen terminar así.

Son días muy tristes para toda la familia de Mountain y para mucha gente que nos rodea. El miércoles 6 de enero por la noche, Jose Luis Riballo se acostó y no volvió a despertarse.

Murió como mueren los genios.

Ahora toca decirle adiós….y no soy capaz de saber por dónde empezar. Decir adiós a un amigo no es fácil, y mucho menos encontrar las palabras acertadas. Jose es una de esas personas, de las que nunca te despides, porque siempre va a estar ahí, así que tan solo voy a recordarle.

Hablar de Jose, es hablar de brillantez, de humanidad, de energía sin límites, pero sobre todo de generosidad.

Hace 8 años Jose soñó con crear una empresa en la que la calidad, la tecnología y la vanguardia se alzaran con fuerza en el mercado informático con un pilar claro, la humanidad y el amor a las personas. Jose siempre nos decía que Mountain no era un negocio, era una empresa, un espacio donde clientes y trabajadores iban delante de cualquier cosa, de beneficios o márgenes. Cualquiera que se acercara a él, podía notar el amor y la emoción que desbordaba al hablar de Mountain, energía que consiguió impregnar en cada uno de nosotros,  y transformar su sueño en el nuestro.

Jose era de esas personas a las que quieres sin proponértelo, su gran magnetismo, su inteligencia y su locura lo hacía único. Sus mil ideas y sus grandes proyectos, sus reuniones interminables, en las que siempre terminábamos hablando de la vida y de lo extraño que es el ser humano. A su lado todo era aprendizaje, todo era especial.

Ahora Mountain debe afrontar una nueva etapa, no estarás sentado en tu despacho, ni recibiremos correos tuyos, tampoco oiremos tu voz, pero eso no significará que no estés. Has dejado tanto en cada uno de nosotros, nos han enseñado tantas cosas, que incluso ahora, escribiendo esta carta, te siento a mi lado. En cada paso que de Mountain, siempre habrá una parte de ti, de tus consejos y enseñanzas que llevaron a Mountain a lo más alto, a ser una marca de referencia para todos los profesionales que buscan un equipo especial, diferente y único.

Jose, espero que estés donde estés, nos sigas viendo, nos guíes y nos des fuerza para superar este vacío inmenso que has dejado al irte.

Adiós, hasta siempre.

 

 

 

28 comentarios en “Días tristes para Mountain

  1. Mi más sincero pésame a todo el equipo de Mountain.

    Su idea fue crear lo que sois ahora, ser admirados y merecedores de confianza por muchos profesionales como yo que nos dedicamos al diseño, la fotografía y el vídeo. Para nosotros sois algo más allá de las marcas y modas repelentes. Algunos no somos conformistas con aquello a lo que recurre la mayoría sino que buscamos algo integro como Mountain.

    D.E.P.

  2. Siento muchísimo la pérdida de Jose Luis, mi más sincero pésame a todo el equipo de Mountain. Tuve el gusto de conocerlo hace años, junto con sus socios tuvo la valentía de montar una empresa de tecnología en la España de la crisis. A base de trabajo y esfuerzo no solo la convirtieron en un referente de calidad y saber hacer, sino de buen trato hacia todos los que formamos parte de este negocio.

    Más allá de su indudable valía profesional (que comparte con el resto del equipo que queda al frente), Jose Luis era un tipo que merecía la pena, que transmitía confianza y buen rollo y que siempre tenía una actitud proactiva. Esos valores, que no se enseñan en ningún Máster, ha sido muy importantes para llevar a Mountain donde está.

    Jose era de esas personas que debería estar aquí para siempre. Estoy seguro que, desde el otro lado, esbozará una media sonrisa viendo como el proyecto que inició continúa y se hace cada vez más grande. Hasta siempre Jose Luis, gracias por todo Mountain. Un fuerte abrazo.

  3. La VIDA a veces es una putada, pero así es y no se puede cambiar. Lamento muchísimo la pérdida de Riballo (para mí era Riballo). Mucho ánimo a su familia, amigos y a su equipo de colaboradores.
    Estuvo en mi equipo de trabajo durante +10 años en Via Digital y Sogecable y aunque no hayamos tenido contacto en los últimos años, el recuerdo permanece. Siento que una parte de mí también se ha ido.
    Descanse en paz.

  4. Mi más sincero pésame, son eventos de la vida a los que nunca se están preparados aunque sabes que más tarde o temprano llegarán.
    Por parte del equipo, espero que nunca olvidéis la filosofía que José Luis seguía y buscaba para el desarrollo de la empresa, pero ahora es momento de acompañarse y recordarlo como persona

  5. Pingback: Días tristes para Mountain

  6. Es increible, las pruebas que te pone la vida…
    Nos ha dejado una grandisima persona: luchadora, alegre, alocada como era Jose Luis… y que se haya ido de esa manera es tristisimo.
    He tenido la suerte y el placer de tratarle dia a dia, de recibir sus enseñazas, consejos, sus broncas, sus locuras, charlas interminables, bromas….
    Se te va a echar muchisimo de menos Jefe, espero que estes donde estes, nos puedas dar esa fuerza y energia que tenias, para ir superando estos dias tan tristes que tenemos en MOUNTAIN y sobre todo para seguir adelante.
    Siempre estaras en nuestras mentes y sobre todo en nuestros corazones.
    D. E. P. RIBALLO

  7. Esta es una de esas cosas que pasan y que no puedes, ni quieres, creer. Parece un día corriente, hasta que te enteras que tu viejo amigo con el que trabajaste en Bit a bit y junto a Carlos Ulloa creamos Binary Arts, nuestra primera empresa (cuando la palabra startup aun no existia) en la que compartimos muchas horas de trabajo y ilusión ya no está. Te echaremos de menos Jose Luis Riballo Perez, descansa en paz.
    Recuerdo aquellos viajes a la Euskal y aquel juego en que trabajamos en Binary Arts durante muchas días y noches llamado ‘NRG’, y aunque la ciencia demuestra que la energia no se destruye, los que tuvimos la suerte de conocerte y compartir tu entusiasmo, sabemos que hoy en el Universo ha desaparecido un montón de energía.

  8. Murió para esta vida en el verano de su existencia aún, yéndose un poco antes de lo que hubiese tocado.
    Hubiese llenado varias vidas, y vivió muchos más años de los que en realidad cumplió.
    Se fue un grande antes de tiempo, a veces Dios nos reserva sorpresas.
    Le recordamos y llevamos dentro aunque no esté.
    Mi pésame a su familia y allegados.

  9. Mi más sentido pésame a su familia y a sus amigos q tanto le querían. Los genios tienen la capacidad de dejar una estela tras de sí, os deseo, a todo Mountain, que sigáis su obra y así también permanecerá su recuerdo en ella. Habrá muchos puestos d trabajo q salvar y muchas ideas de José q poner en marcha. Mucho ánimo a todos!!! Es un duro golpe.

  10. Que decir, aunque hace años que no nos viéramos, siempre te considere mi amigo, era una persona arrolladora, un genio loco, no dejaba a nadie indiferente y todo en el era un derroche de energía y lucidez, que pena que gente así y tan pronto se hayan ido, siempre te tendré en mi corazón.

  11. Me he quedado helado. Lo conocí hace muchos años y siempre recordaré su carisma y su capacidad de hacer que los demás se entusiasmaran por un proyecto. Hay gente y sucesos que dejan huella. Siempre recordaré la tarde que pasamos juntos el 11 de septiembre del 2001, ambos pegados a la tele y preguntándonos qué es lo que iba estaba pasando en el mundo. Descansa en Paz, Ribs. Recuerdos de ‘el canario’

  12. Tarde, pero pensado. Siempre he querido decirle a Jose que era un iluminado contagioso. Cuando me contrato hace unos años, para mi era un visionario, avanzado a su tiempo, siempre pensando…siempre orientando, siempre espiando lo futuro, y guiando a los que no veiamos como el. Tuve grandes discrepancias con su aptitud, pero a lo mejor, y digo a lo mejor…yo no veia lo que el veia, pero siempre, desde el respeto, discutiamos. Me inculcó su felicidad, su inquietud y sus valores. Eso me llevo…y mi experencia a su lado, con un genio como el, fue enriquecedora. No te olvidare amigo. Descansa que todos iremos donde tu estas, para que sigas dandonos tu candor, amistad, experiencia, y sobre todo tu inquietud por mejorar, siempre al limite.
    Descansa ya vamos, y seguiremos tu senda, no te preocupes!!!!
    Con estas palabras me sincero ante todos y te admiro, has sido un referente para mi.
    Un beso donde estes.

  13. Jose era poliédrico pero singular, el Jose que yo conocí fueron “muchos” Jose, y siempre había otro más detrás de ese Jose como culminando una serie o tal vez continuándola. El Jose Luis Riballo que asomaba con sonrisa mitad tímida mitad triste por ejemplo: todos eran verdaderos pero sólo uno lo era de verdad. Estaba el Jose amigo y refractario a la soledad, confidente y sensible, hiperestésico casi, poseído de una hondura vital que a veces malgastaba en el desagüe de sus decepciones. Estaba el Jose iracundo y tal vez exigente, poco complacido pero aún complaciente, que derrochaba energía y que siempre era capaz de dotar de una nueva perspectiva a cualquier asunto tratado. Estaba el Jose espiritual: a veces nihilista sin saberlo pero deseándolo, a veces filósofo sin quererlo pero sabiéndolo, inquieto siempre, y buscador de una quietud que era como el ideal de un rey Dimas que toda vez que amalgamaba su recién concebida idea la misma se evaporaba para buscar o construir nuevos derroteros de pensamiento. Estaba el Jose creativo y trabajador, aunque también el divertido y vago (pero si hubiese sido más vago hubiese trabajado menos). Siempre el Jose sincero, pocas personas más sinceras que Jose he conocido, y tantos sinsabores o agravios se llevó en vida por esa coherencia interior que después se demoraba en buscar con denuedo. Y siempre en todos también el Jose simpar, persona de gran corazón, apasionado por la vida: lo recuerdo aún hablándome de las gafas de realidad virtual, escuchándole atentamente mientras yo me quitaba los anteojos de realidad real: condición necesaria para poder hablar con él de cualquier asunto; nada con él era banal, tampoco aburrido ni repetido, todo renacía de nuevo con él como una realidad primigenia abierta al mundo por primera vez. Espero que allí donde esté todos esos Joses ahora se confundan en uno sólo, el único e irrepetible Jose, ese dechado de originalidad y gentileza que a veces se prodigaba un escaso y moroso tiempo antes de volver a recluirse en algunas de sus numerosas facetas.
    Con dolor y recuerdo.
    I.

  14. Hola amigo,
    Donde estas? Esperaba alguna señal o algo….esto esta siendo muy difícil, sabes? Te echo mucho de menos… Intento acercarme a la fe pero ya sabes….nunca ha sido mi fuerte y tu…tampoco me lo estás poniendo fácil….esperaba sentirte de alguna forma, que me guiaras, no sé… Cualquier cosa que me dijera que estas ahí… Que me ves…
    Te echo muchísimo de menos….el día a día está siendo más difícil de lo que esperaba… Así que haz el favor de mandarme una señal o algo así…con lo por culo que dabas y ahora???? El vacío es demasiado grande…..
    Te quiero mucho, ya lo sabes. Me queda mucho para ir donde estas tu (o eso espero), pero esperame vale? Tengo muchas cosas todavía que discutir contigo.

    Un beso enorme, te quiero!!

  15. Me entero ahora porque será el momento para mí. Compartimos un tramo de camino que no fue largo pero si suficiente para darme cuenta de tus virtudes y tu gran corazón. Entusiasmo, creatividad, autenticidad, generosidad, profundidad, … Son solo unas pocas cualidades que compartiste conmigo. Te doy gracias por todo y hasta que nuestros caminos se vuelvan a encontrar

  16. Pues mira, hoy nos hubiéramos dado una vuelta por el retiro y hubiese escuchado tus penas y cuitas como tantas veces, cabronazo. Te extraño y te lloro. No sé si volveremos a vernos, pero en donde estés que encuentres paz.
    JTP

  17. Queremos agradecer a todas las personas y en especial a todo el equipo de Mountain, vuestras condolencias, vuestras palabras y el cariño mostrado por José Luis.

    Nosotros no hemos tenido fuerzas hasta ahora para expresaros nuestro agradecimiento, pero queremos que sepáis que nos habéis ayudado mucho con vuestro recuerdo.

    No tenemos palabras para expresar nuestros sentimientos, no sé si algún día las habrá….pero lo que si sabemos es que sigue y seguirá siempre vivo en nuestro recuerdo.

    Dejo unas palabras que ha nosotros nos han consolado:

    “La muerte no es nada.
    La muerte no es nada, yo sólo me he ido a la habitación de al lado. Yo soy yo, tú eres tú. Lo que éramos el uno para el otro, lo seguimos siendo.
    Llámame por el nombre que me has llamado siempre, háblame como siempre lo has hecho. No lo hagas con un tono diferente, de manera solemne o triste. sigue riéndote de lo que nos hacía reír juntos. Que se pronuncie mi nombre en casa como siempre lo ha sido, sin énfasis ninguno, sin rastro de sombra.
    La vida es lo que siempre ha sido. El hilo no está cortado. ¿Porqué estaría yo fuera de tu mente, simplemente porque estoy fuera de tu vista?
    Te espero…No estoy lejos, justo del otro lado del camino….Ves, todo va bien.
    Volverás a encontrar mi corazón. Volverás a encontrar mi ternura acentuada. Enjuaga tus lágrimas y no llores si me amas.”

    La Familia de Jose Luis Riballo Pérez

  18. Crecí contigo y te quise siempre mucho como un hermano al que nunca deje de admirar.
    En todos mis recuerdos de adolescencia y juventud estás tu !
    Descansa en paz José.

    Un fuerte abrazo

    Paula

  19. Papá:
    Creo que no hay día que no piense en ti. Creo que no te has ido, pero es así. La idea de llegar a casa y no verte es desconcertante. Quiero creer que estás en mi corazón, como siempre se dice, pero yo lo que quiero es verte, abrazarte y quererte. Quererte como nunca lo he hecho y ya es tarde. Tarde para decir todo esto, pues pocas veces te he dejado ver mis sentimientos. Soy una chica cerrada es así, no me gusta que la gente vea mi punto débil. Pero sólo con pensarte, se me llenan los ojos de lágrimas aunque no quiera. Supongo que hay cosas que no se pueden impedir, como que te fueras. Espero que al irte te hayas quedado con la niña buena de tu hija que te quería más que a nada, tu princesita. La de las buenas notas y la deportista. La que te acompañaba a todas partes y más si era a ir de compras. Y no con la idiota caprichosa y consentida que he sido siempre. Es un agujero en el corazón pensar en tu sonrisa, y no poder volverla a ver. Creo que no te veo porque estoy ciega, no porque te hayas ido. O tal vez porque mi mente no me deja aceptarlo. Para mí sigues aquí, transmitiendo tu energía. Tu amor y tu cariño. Que siempre me mostrabas nada más verme. Creo que eres un ejemplo a seguir porque eres la persona con las ideas más claras que he conocido. Con tantas fuerzas para hacer lo que quería, que me da envidia. Me da envidia pensar que tu fueras tan fuerte y tan claro, y yo tan incapaz y tan pesimista. Todos los días hablando de Mountain, cuando me llevabas a verlo, cuando toqueteaba todo y me ragañabas, me lo pasaba tan bien… Siempre has puesto tus fuerzas para todo, para que todo saliera como esperabas. Pero papá, no todo sale como quieres. No todo es como esperas. Yo no me esperaba que te fueras, y así ha sido. Sólo quiero que sepas que no tienes la culpa de nada. Siempre has hecho todo lo posible para querernos, cuidarnos y preocuparte por nosotros. Todos, te echamos de menos. Te quiero papá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *