MOUNTAIN Noticias y Reviews Carta del expedicionario Carlos Caraglia: “El apoyo de Mountain es imprescindible”

Noticias y Reviews

Carta del expedicionario Carlos Caraglia: “El apoyo de Mountain es imprescindible”

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Pin on Pinterest0Email this to someone

Mi nombre es Carlos Caraglia, soy fotógrafo y filmmaker, y acabo de llegar de una expedición doble en Islandia y en el Ártico Sueco con la “Asociación Glackma”. Para los que no sepáis que hace Glackma, os contaré brevemente que se trata de un proyecto de investigación científica que mide el deshielo de los glaciares para ver la evolución del Calentamiento Global en el planeta (podéis saber más en www.glackma.org). Glackma tiene instaladas 8 estaciones a diferentes latitudes de ambos polos, las cuales recogen datos continuos durante cada hora de la pérdida de hielo de los glaciares en los que están montadas, lo cual representa una información muy valiosa y exacta de lo que está sucediendo con el deshielo a nivel global.

Para los que podáis creer que los glaciares están muy lejos de vuestras casas, y que su pérdida es algo que no os afecta, os diré: que esos glaciares juegan un papel vital en el equilibrio del planeta y en la regulación del clima que todos necesitamos para vivir, y que su estado es completamente crítico tal y como demuestran los datos que Glackma lleva recogiendo durante 20 años, y algo que por desgracia ya se observa a simple vista dado su retroceso.

GLACKMA MOUNTAIN 4_small

Todas las expediciones son una experiencia vital, y más cuando vives aislado y por tus propios medios a expensas de las inclemencias del tiempo extremo, en una tienda de campaña que en ocasiones sale volando como nos pasó en Islandia bajo una ventisca de 180km por hora, con temperaturas bajo cero y vientos que no te dan tregua, con duchas en ríos a 0,8 grados de temperatura, comiendo comida liofilizada (en polvo) durante 40 días, y un largo etcétera de incomodidades… pero esa forma de vivir, es la que te acerca y te ata a la realidad del planeta.

Poder acompañar a investigadores, y conocer de primera mano los datos del deshielo, es algo que no sólo te conmueve, sino que fortalece tu compromiso para intentar cambiar las cosas, porque si hay algo que he podido apreciar en mis 8 expediciones en el Ártico y en la Antártida, es la creciente falta de perspectiva del ser humano ante un problema tan grave como el Cambio Climático. Ahora los territorios helados tan inaccesibles hace apenas unos años, se llenan de turistas cuyo mayor interés en hacerse un selfie para colgar en internet, de verdad, es impresionante estar grabando en un glaciar y ver aparecer a un montón de personas que sistemáticamente se hacen fotos de la forma más extravagante posible, sin más interés que el de conseguir más protagonismo en las redes sociales.

Esta expedición doble ha sido una aventura complicada, costosa, extrema, maravillosa y también decepcionante. Hemos sufrido ventiscas y nevadas extremas en pleno mes de junio, algo muy inusual. Todo ha sido realmente complicado desde un principio, desde la financiación, la planificación, hasta el propio viaje, en el que hemos tenido que recorrer 12.000km en un Land Rover conduciendo hasta la extenuación, pasando noches de frio y nevadas durmiendo a la intemperie en carreteras, gasolineras, caminos y lugares hermosos. Todo con un único objetivo: poder llevar al Ártico Sueco todo el material necesario para instalar nuevas estaciones de medición, y un gran equipo cinematográfico para grabarlo todo como parte de un documental. Pero nuevamente nos encontramos con la falta de compromiso y respeto del ser humano ante lo que ocurre… y la estación de Glackma había desaparecido, no estaba, sencillamente la habían desmontado y de manera concienzuda. Tanto esfuerzo físico y económico para nada, unos 38.000€, que además han salido del bolsillo personal de Karmenka y Adolfo (co-fundadores de Glackma) y de pequeñas aportaciones de socios y donantes. Hoy en día la financiación de estos proyectos es inexistente, justo cuando más es necesario llevarlos a cabo, y resulta prácticamente imposible encontrar patrocinadores que los apoyen. Por eso queremos agradecer el apoyo continuo de MOUNTAIN, dándonos soporte con sus ordenadores, algo imprescindible para gestionar los datos que vamos recogiendo de las estaciones, y para editar el material audiovisual que vamos grabando.

También han sido días maravillosos en un entorno frágil y único, momentos en los que te sientes un privilegiado sólo por estar allí, por vivir experiencias únicas en una naturaleza inmensa y hermosa que se merece muchísimo más respeto y compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *